Para la última persona que corrió y no hice más que mirar cómo se alejaba:

By B. M. - noviembre 30, 2018



Pensé y me pregunté más veces las mismas preguntas que tu me hacías.
¿Porqué lo haces? ¿Ya no siento nada? ¿Porqué me iba de allí?
No podía responderte, creo que las cosas son mejor así, y cuando me di
cuenta que yo no era la persona correcta para ti, compré el ticket y me fui
en la siguiente parada del tren. Sin mirar atrás, fría como te gusta decir. 

Después de reflexionar y concluir  que en cada parte de nuestro
patrimonio, yo había participado activamente,  supe que lo había hecho con conciencia
y si me permites decirlo, lo hice con mucho amor. Pero no se trata sobre ti, se trataba
de mi también y prometo que te quise de la misma manera. Y ahora...

¿Cómo puedo explicarte que después de planear una vida juntos, un día dejé
de verme en ella? 

No podría, no es fácil, pero si algo estoy segura, es que, no puedo volver. 
Después de días de tortura y escucharte echarme culpa, de cuidarme 
mientras tus palabras me clavaban agujas, lo toleré porque sabía muy bien 
cómo se sentía, comprendí que quien no amaba eras tú, mientras tu ira te distraía 
olvidaste cada una de esas suplicas y socorros, estabas tan ocupado 
amándome que olvidaste escuchar mis elecciones, que amarte era elegirte,
que no amarte era elegir distinto. Hiciste caso omiso incontables veces
cuando las cosas estaban saliendo de mis manos, una pirotecnia en ellas,
como agua desbordando por lo temblorosas que eran mientras ponías más
y más en ella. Jamás pedí que me dejaras de amar tanto, yo lo apreciaba,
hasta que dejaste de escucharme, de tomarme en cuenta, de ser parte de mi propia
vida. 

Entonces, sólo miré como corrías, como te amaba, como te adoraba,
cuanto me amabas, cuanto me adorabas y cuando reaccioné solo podía
pensar en mi misma. Que yo, te enseñaría, que tu voz no es la única activa.
Que esta vez, para siempre me iría. 


B.M





  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios