Querido David

By B. M. - mayo 18, 2016




Querido David: 

Hace mucho que no nos comunicamos. Me ha dado tiempo para pensar en mí. Tu querías vivir juntos y ser infelices para ser felices. Considerarlo un tributo de mi amor por ti, que acepté esa oferta tratando de hacer que funcionara. 

Una amiga me llevó a un lugar asombroso que se llama el Augusteum. Augusto Octaviano lo construyó para poner sus restos. Al llegar los bárbaros arrasaron con él. Augusto el primer gran emperador. ¿Cómo se podía imaginar que un día Roma, que todo su mundo estaría en ruinas?Es uno de los lugares más silenciosos y solitarios de Roma. La ciudad ha crecido a su alrededor durante siglos. Parece una herida preciada, un corazón roto que no quieres soltar porque duele bien. Todos queremos que las cosas sigan igual. Conformarse con vivir infelices, por miedo al cambio, a un derrumbe. Miré éste lugar y todo el caos que ha sufrido, como ha sido adaptado, saqueado, quemado y reconstruido. Me sentí reconfortada. Quizá mi vida no sea tan caótica, pero el mundo lo es. La trampa es encariñarse con una parte de él. 

La ruina es un regalo. La ruina es el camino a la transformación. Aún en esta ciudad eterna, el Augusteum me mostró que hay que estar preparados para oleadas de transformación. Los dos nos merecemos algo mejor que seguir juntos porque tememos a la destrucción si no. 


Comer, rezar amar. 

B.M

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios